Tómate un café conmigo mientras compartimos un poema y si te gustó la experiencia, vuelve pronto.

Julia

lunes, 26 de septiembre de 2016

Sueños, locura y amor


Escribo sobre el amor
porque me gusta soñar,
y sueño porque al hacerlo
comienzo de nuevo a amar.

Sueños y amor, amor y sueños,
juntos de la mano van
y juntos alzan el vuelo
en pos de la libertad.

Al amor nadie lo encierra,
va libre de flor en flor
por ese campo de sueños
por el que me muevo yo.

El amor no oye consejos,
ni atiende a razón alguna,
es un ave de altos vuelos,
vuela junto a la locura

Inseparables caminan
la locura y el amor
y a ellos se unen los sueños
en busca de un corazón.

J. L. Pomposo

sábado, 24 de septiembre de 2016

Caracol



En la playa he encontrado un caracol de oro 
macizo y recamado de las perlas más finas; 
Europa le ha tocado con sus manos divinas 
cuando cruzó las ondas sobre el celeste toro. 

He llevado a mis labios el caracol sonoro 
y he suscitado el eco de las dianas marinas, 
le acerqué a mis oídos y las azules minas 
me han contado en voz baja su secreto tesoro. 

Así la sal me llega de los vientos amargos 
que en sus hinchadas velas sintió la nave Argos 
cuando amaron los astros el sueño de Jasón; 

y oigo un rumor de olas y un incógnito acento 
y un profundo oleaje y un misterioso viento... 
(El caracol la forma tiene de un corazón.)

Ruben darío

miércoles, 7 de septiembre de 2016

El amor a veces mata

Solo en sueños podía imaginarse
Su mundo sin sus besos y su risa
Las noches de verano con su brisa
Junto a él, su mano entre sus dedos.
Juntos eran equipo y compañeros              
Dos en uno que forman un entero
Eran brisa de mar, salitre y cielo
Eran fieles amantes del deseo
Eran dos corazones que latían
Al unísono la misma melodía
Un compacto de sangre, piel y huesos
Un enredo de miembros en el lecho
Cuando llegó el final, no supo verlo
La pilló por sorpresa el devaneo.
No pudo resistir seguir sin él
Y prefirió la muerte a la agonía
De vivir sin su amor un solo día
De pensar en su boca en otros labios
En sus dedos que un día acariciaron
Su cuerpo, otro cuerpo acariciando
El viejo roble, testigo de sus sueños
Y de  su risa alegre, tantas veces
Sirvió como instrumento de su muerte
…Y allí la encontró el sol al día siguiente
Como fruto colgante, fría e inerte

Julia L. Pomposo


domingo, 7 de agosto de 2016

El Ángel (reedición)


Tengo un ángel que rige
mi destino y mi vida
que vigila mis sueños
y que mis pasos guía

Que al oído me susurra
mientras estoy dormida,
que escucha mis plegarias
y mi tristeza alivia

Que me coge la mano
cuando estoy afligida
y que enjuga mi llanto
y mi frente acaricia.

Un ángel de alas trémulas
el ángel de la vida
invisible y volátil
como una melodía

Y su etérea presencia
presiento en cada esquina
preparándome el alma
para la despedida

A veces he creído
sentir mientras dormía
brotar de entre sus dedos
las notas de una lira

Yo pido al despertarme
que pueda tener siempre
la dulce compañía
De ese ángel que rige
mi destino y mi vida

Julia L. Pomposo

miércoles, 13 de julio de 2016

Amaneceres(Acróstico)



A solas,  entre luces y tinieblas
Me pongo a contemplar amaneceres
Acaso esperando  que uno de ellos
No tenga prisa en irse y que se quede
Escucho ojo avizor los mil sonidos
Cuando la vida empieza a despertar
Es música celestial a mis oídos
Repiques de campanas que se van
Esquirlas de cristal que lanza el sol
Silencios que se rompen al cantar

                           Julia L. Pomposo    
  

sábado, 9 de julio de 2016

Golondrinas (Alfonsina Storni)


Las dulces mensajeras de la tristeza son... 
son avecillas negras, negras como la noche. 
¡Negras como el dolor! 

¡Las dulces golondrinas que en invierno se van 
y que dejan el nido abandonado y solo 
para cruzar el mar! 

Cada vez que las veo siento un frío sutil... 
¡Oh! ¡Negras avecillas, inquietas avecillas 
amantes de abril! 

¡Oh! ¡Pobres golondrinas que se van a buscar 
como los emigrantes, a las tierras extrañas, 
la migaja de pan! 

¡Golondrinas, llegaos! ¡Golondrinas, venid! 
¡Venid primaverales, con las alas de luto 
llegaos hasta mí! 

Sostenedme en las alas... Sostenedme y cruzad 
de un volido tan sólo, eterno y más eterno 
la inmensidad del mar... 

¿Sabéis cómo se viaja hasta el país del sol?... 
¿Sabéis dónde se encuentra la eterna primavera, 
la fuente del amor?... 

¡Llevadme, golondrinas! ¡Llevadme! ¡No temáis! 
Yo soy una bohemia, una pobre bohemia 
¡Llevadme donde vais! 

¿No sabéis, golondrinas errantes, no sabéis, 
que tengo el alma enferma porque no puedo irme 
volando yo también? 

¡Golondrinas, llegaos! ¡Golondrinas, venid! 
¡Venid primaverales! ¡Con las alas de luto 
llegaos hasta mí! 

¡Venid! ¡Llevadme pronto a correr el albur!... 
¡Qué lástima, pequeñas, que no tengáis las alas 
tejidas en azul!

viernes, 6 de mayo de 2016

Barcino


Señora de alto abolengo,
dama de capa y espada,
colorista y seductora,
amante y enamorada.

Unida al Mediterráneo
por su historia y por su casta,
del Tibidabo hasta el mar
hacen eco sus hazañas.

Sus calles hierven de vida,
de colores y de razas.
Cuanta historia hay escondida
¡Ay, si Barcelona hablara!

Las Ramblas son el pulmón,
la teta que la amamanta,
en un extremo Colón
y al otro extremo la plaza.

En Las Ramblas huele a flores,
cobran vida las estatuas,
se desgrana una canción,
se oye al fondo una guitarra.

Unos bailan, otros pintan,
el “descuidero” se lanza,
se tiran unas monedas
que alguien recoge en sus faldas.

Sus monumentos, sus fuentes
y el arte de unas fachadas
que un arquitecto de Reus
con su mano dibujara.

Y luego al llegar la noche,
de lucecitas se cuaja,
se calza sus botas altas
y a la aventura se lanza.

Por su encanto y hermosura
muchos artistas la alaban,
como esta humilde poeta
de Barcino enamorada.

Julia L. Pomposo





miércoles, 20 de abril de 2016

Mi secreto (Amado Nervo)

¿Mi secreto? ¡Es tan triste! Estoy perdido  
de amores por un ser desaparecido,
por un alma liberta,
que diez años fue mía, y que se ha ido...
¿Mi secreto? Te lo diré al oído:
¡Estoy enamorado de una muerta!
           
¿Comprendes -tú que buscas los visibles
transportes, las reales, las tangibles
caricias de la hembra, que se plasma
a todos tus deseos invencibles-
ese imposible de los imposibles
de adorar a un fantasma?
           
¡Pues tal mi vida es y tal ha sido
y será!
Si por mí sólo ha latido
su noble corazón, hoy mudo y yerto,
¿he de mostrarme desagradecido
y olvidarla, no más porque ha partido
y dejarla, no más porque se ha muerto?

Amado Nervo

jueves, 7 de abril de 2016

Madrigal apasionado( F.G.Lorca)

Quisiera estar en tus labios      
para apagarme en la nieve
de tus dientes.
Quisiera estar en tu pecho
para en sangre deshacerme.
Quisiera en tu cabellera
de oro soñar para siempre.
Que tu corazón se hiciera
tumba del mío doliente.
Que tu carne sea mi carne,
que mi frente sea tu frente.
Quisiera que toda mi alma
entrara en tu cuerpo breve
y ser yo tu pensamiento
y ser yo tu blanco veste.
Para hacer que te enamores
de mí con pasión tan fuerte
que te consumas buscándome
sin que jamás ya me encuentres.
Para que vayas gritando
mi nombre hacia los ponientes,
preguntando por mí al agua,
bebiendo triste las hieles
que antes dejó en el camino
mi corazón al quererte.
Y yo mientras iré dentro
de tu cuerpo dulce y débil,
siendo yo, mujer, tú misma,
y estando en ti para siempre,
mientras tú en vano me buscas
desde Oriente a Occidente,
hasta que al fin nos quemara
la llama gris de la muerte.

Federico García Lorca

lunes, 4 de abril de 2016

Violetas


Violetas humildes, pequeñas y apenas visibles
escondes tu sencilla hermosura 
entre un revuelo de hojas verdes
hojas que no dejan ver tu hermoso color.
Muéstrate al mundo tal como eres.
Delicada y frágil pero fragante y hermosa.
No sientas vergüenza de tu humildad.
Humilde era María y fue elegida 
entre todas las mujeres
para ser la madre del hijo de Dios.

Julia L. Pomposo